Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

iphone 7

 

El iPhone, el prodigioso dispositivo soñado por Steve Jobs, está perdiendo su hegemonía en el Olimpo de los móviles. La brutal competencia del sector, inundado actualmente de decenas de modelos con sistema operativo Android, altas prestaciones y bastante menor precio, están haciendo tambalearse los cimientos de un producto que representa el nada menos que el 63% de los ingresos de Apple.

La venta de terminales de Apple ha experimentado, por primera vez desde 2003, una caída de ingresos, pasando de 61 millones de unidades vendidas a los 51.2 millones registrados en el último trimestre, una cifra equivalente a una reducción del 61% en comparación con el año anterior. Los ingresos han caído hasta los 50.600 millones de dólares, por los 58.000 del mismo periodo del año anterior (una bajada del 13%) y también descienden las ventas de iPhone, iPad y Mac. El beneficio se sitúa en los 10.500 millones de dólares, lo que representa una caída del 22%. Y aún hay más: Las ventas de Mac cayeron un 10% a nivel mundial por segundo trimestre consecutivo. En 2015 se registraron 4.6 millones de unidades en tanto que en 2016, las ventas registraron 4 millones de unidades.

Podría parecer que este primer “fracaso” no debería ser tomado como una tragedia, pero en realidad marca el fin de una era, que también está afectando a otras compañías. La salvaje competencia impulsada por los modelos de bajo coste de fabricantes asiáticos, ha convertido este sector en un mercado menos rentable, motivo por el que algunas compañías como Sony ya han anunciado su renuncia a seguir compitiendo con modelos de alta gama.

Es cierto que el mercado de móviles, sigue creciendo (un 9,7% en 2015) pero lo hace a un ritmo bastante menor que años anteriores.

Buena parte de la caída de ventas sufrida por Apple se debe a la entrada en el mercado de numerosos modelos para Android, de bajo coste (por debajo de los 200€), de marcas como Xiaomi, ZTE, Lphone, etc. Aunque ha sido la desaceleración del mercado chino la que ha dado el mayor zarpazo a sus ventas, que se redujeron un 26% respecto al año anterior.

El buque insignia de la marca (iPhone 6) se ha topado con un mercado en desaceleración saturado de numerosas marcas de bajo coste y altas prestaciones, donde es muy difícil ofrecer una ventaja competitiva.

El usuario actual tiene una percepción diferente a la de hace unos años. Una vez superado un cierto umbral de prestaciones y calidad, el consumidor ya no está tan dispuesto a pagar grandes sumas de dinero por algo que ofrece poco mas que el valor añadido de la marca.

Los avances verdaderamente determinantes para cambiar de móvil se suceden ya con cuenta gotas (posiblemente el último fue el 4G), y los usuarios empiezan a percibir las nuevas funciones ofrecidas por los fabricantes como meras acciones de marketing que solo tratan de añadir un valor diferencial al producto.

Todo parece indicar que esta será la tendencia que dominará en un futuro cercano, por lo que mucho tendrá que aportar el futuro iPhone 7 -cuya presentación tendrá lugar el próximo otoño- para revitalizar las ventas y conseguir seducir a los usuarios como lo hicieron sus antecesores.

Compartir en Menéame

Compartir

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

banner suscrip horiz

Artículos relacionados

Seguir

 

 twitter black google plus black linkedin blackrss blackkyoutube blackdelicious black pinterest black facebook black

Envía tu post

Envía tus artículos

Síguenos en Flipboard

Marketing Actual

Este sitio utiliza cookies para mejorar la navegación y mostrarle información comercial. Puede ampliar la información sobre nuestra política de cookies aquí. Saber más

Acepto