Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

chocolate azucar reino unido

La guerra contra el azúcar continúa y las marcas de productos alimentarios no pueden hacer oídos sordos. Por un lado, cada vez más consumidores demandan productos sin azúcar o con sustitutivos y por otro, los gobiernos empiezan a tomar algunas cartas en el asunto (no en España).

En este caso ha sido el gobierno de Reino Unido, quién tras un estudio elaborado por la agencia del Servicio Nacional de Salud británico (NHS), ha instado a las compañías de alimentación a reducir un 20% de azúcar en nueve tipos de productos: chocolatinas, golosinas, yogures, cereales, galletas, tartas, pudines, margarina y helados.

Las empresas han puesto a sus equipos de marketing a trabajar en la solución del problema teniendo en cuenta que podrían reducir la cantidad de azúcar, disminuir el tamaño del producto o desarrollar otro que contenga algún edulcorante sustitutivo del azúcar, que lejos de los mitos infundados sin evidencia científica que los catalogan como dañinos, pueden frenar la obesidad y hacer los productos más saludables.

Grandes marcas como Mondolez, Toblerone y Mars han decidido reducir el tamaño de sus chocolatinas, aunque no sus precios que se han mantenido iguales. Este acto pone de manifiesto que su estrategia no está dirigida a hacer sus productos más saludables sustituyendo el dañino azúcar, si no a intentar fomentar la venta de varias unidades al reducir su tamaño, con lo que conseguirán incrementar sus ingresos ya que el precio sigue siendo el mismo.

El gobierno británico ha pedido a las compañías, como una de las medidas de su plan, que reduzcan el 5% del azúcar de sus productos para agosto. Sin embargo, varios parlamentarios han criticado el planteamiento del gobierno por no haber establecido sanciones para quienes incumplan con los objetivos del plan. Esto genera la duda sobre si el gobierno realmente quiere presionar a las marcas y mejorar la salud de sus ciudadanos o se trata de una campaña para generar una imagen responsable que muestre una implicación social ficticia. 

La noticia no ha sido muy bien recibida por algunas marcas, ya que les ha generado un problema de reputación, gestión y marketing donde antes no lo había. Tampoco ha sido entendida por algunos consumidores que desconocen las enfermedades consecuentes o relacionadas con la ingesta de azúcar como la diabetes, obesidad, hiperlipemia, hipertensión o arteriosclerosis.

El objetivo de la medida es sobre todo paliar la obesidad y el sobrepeso, que cada vez padecen más personas. En el Reino Unido el 28,1% de los adultos sufren esta enfermedad, mientras que en España es el 25%, aunque en nuestro país todavía no se estén tomando medidas gubernamentales. La OMS asegura que la obesidad ya es una pandemia y su tendencia continúa al alza. Según la investigadora Ana Belén Crujeira, del Hospital Clínico de Santiago de Compostela y del Centro de Investigación Biomédica en Red (Ciber) de Obesidad y Nutrición, "si este ritmo persiste, en 2020 el 30% de la población española será obesa”, de ahí la importancia de regular a las marcas con este tipo de medidas.

Compartir en Menéame

Compartir

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

banner suscrip horiz

Artículos relacionados

Seguir

 

 twitter black google plus black linkedin blackrss blackkyoutube blackdelicious black pinterest black facebook black

Envía tu post

Envía tus artículos

Síguenos en Flipboard

Marketing Actual

Este sitio utiliza cookies para mejorar la navegación y mostrarle información comercial. Puede ampliar la información sobre nuestra política de cookies aquí. Saber más

Acepto