Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

facebook-promoted-postsLa práctica publicitaria promoted content cada vez está más extendida entre las marcas que buscan comunicar en redes sociales. Está táctica consiste en implicar a un personaje famoso o conocido en la publicación de contenidos referidos a una marca en sus perfiles sociales. Cuando el prescriptor tiene muchos seguidores el anunciante le ofrece una remuneración a cambio de publicaciones como tuits, post o vídeos afirmando que les gusta un producto o apareciendo con él en alguna fotografía.

En torno a este tipo de publicidad existe cierta expectación por parte de los usuarios, ya que parece una manera fácil de ganar dinero haciendo algo que millones de personas hacen todos los días gratis. De ahí las aspiraciones de muchos individuos para convertirse en youtubers por ejemplo.

Muchos pueden hacerse la pregunta ¿cuánto cuesta uno de esos tuits patrocinados? La agencia KA, especializada en la comercialización de las redes sociales de los famosos, ha calculado que el coste medio por publicación es de unos 1.700 euros dependiendo del número de seguidores del personaje, pudiendo llegar a mucho más para aquellos con millones de seguidores.

La agencia añade que las redes sociales con las que más trabajan son Twitter, Instagram, Periscope y Facebook y que suelen empezar a trabajar con famosos que superen los 100.000 seguidores.

El por qué de esta nueva tendencia es que los consumidores valoran y dan mucha más credibilidad a las recomendaciones que a los mensajes emitidos directamente por la marca. De ahí la importancia del boca a boca que ahora se ha vuelto digital. Un spot o un banner gozan de menor credibilidad que la opinión de un amigo, experto o familiar, en este caso lo recomienda un famoso que además posee la admiración del receptor del mensaje. Estas comunicaciones son más efectivas en el proceso de decisión de compra.

También es cierto que muchos de estos tuits o publicaciones son verdaderamente descarados y distan poco de una publicidad mediocre. Y como tal hay que recordar que existen leyes que la regulan. Sea evidente que el tuit es publicidad o no, el usuario tiene el derecho de conocer siempre si esa "opinión" es realmente personal o promocionada.

De hecho, cuanto más difícil sea detectar la intención de promover la compra, más necesidad habrá de identificar el tuit como publicidad, por ejemplo incluyendo la palabra "publi".

La clave para definir si un mensaje es publicidad reside en si el tuitero, bloguero o youtuber ha sido contratado o recibe alguna remuneración por sus acciones, si esto es así, deberá identificarlo. Cuando hablamos de remuneración no sólo debemos pensar en dinero, también nos referimos a cuando la marca regala el producto al famoso con el compromiso de que lo mencione en su espacio o perfil, aunque no se especifiquen unas condiciones determinadas. Un regalo sin compromiso en cambio, no se consideraría promoted content pero existe el riesgo de que el prescriptor famoso no lo use, ni lo mente.

Ignorar estos puntos supone realizar publicidad encubierta, un tipo de publicidad ilícita contemplado en la Ley General de Publicidad.

Fuente: Guía legal para branded content y figuras publicitarias afines 

Compartir en Menéame

Compartir

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

banner suscrip horiz

Artículos relacionados

Seguir

 

 twitter black google plus black linkedin blackrss blackkyoutube blackdelicious black pinterest black facebook black

Síguenos en Flipboard

Marketing Actual

Este sitio utiliza cookies para mejorar la navegación y mostrarle información comercial. Puede ampliar la información sobre nuestra política de cookies aquí. Saber más

Acepto