Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

broken musicEs común pensar que las estrellas del espectáculo y las personas más exitosas han nacido tocadas por la buena fortuna o saboreado siempre las mieles del éxito. Siendo tan mediáticas y conocidas por sus éxitos actuales a menudo se desconoce cuáles fueron sus inicios, cómo fue su trayectoria y qué curiosos e inesperados trabajos tuvieron que realizar antes de alcanzar la fama. Empezaremos esta serie de artículos con una gran estrella y leyenda viva del rock, Sting.

Gordon Matthew Thomas Sumner, conocido popularmente como Sting, vino al mundo el 2 de Octubre de 1951 en Wallsend un pequeña ciudad del noreste de Inglaterra de tradición minera y conocida históricamente por la construcción naval (en su astillero se construyó el RMS Carpathia, buque que en 1912 protagonizaría el rescate de los supervivientes del Titanic). Es también la ciudad natal de Peter Higgs, el físico cuya mente maravillosa concibió la famosa partícula divina, tan de moda estos días.

 Nuestro protagonista demostró desde niño unas innegables cualidades para la música, a los ocho años ya componía y arreglaba sus propios temas, sacando el máximo provecho a una vieja guitarra acústica con cinco cuerdas oxidadas desechada por su tío John.

Se crió en el seno de una familia humilde, su padre, Ernest Sumner repartía leche y su madre, Audrey Cowell que había estudiado piano clásico se ganaba la vida como peluquera. Debido a la precariedad laboral que sufrían sus padres pasó largas temporadas de pobreza conviviendo con las continuas discusiones conyugales y presenciando la infidelidad de su madre con un empleado de la lechería. Aún así éstos se las arreglaron para que terminara sus estudios de secundaria en una escuela de ámbito católico. A los quince años, interesado por el atletismo vence en la carrera de cien metros lisos del campeonato de Northumberland. Después fracasa en otras pruebas y abandona.

En cuanto a los estudios solo obtiene buenas notas en literatura, geografía y economía. Muy pronto decide ponerse a trabajar y encadena los oficios: revisor de autobús, peón cavando zanjas y encargado de volquete en una obra. Pero su sueño sigue siendo la música.

En una de sus primeras actuaciones a principios de los 70, lleva un suéter a rayas negras y amarillas con el que parece un abejorro, motivo por el cual su compañero Gordon Solomon “Solly” le apodó entonces y por siempre, Sting (aguijón). La futura estrella debería agradecer esta importante acción de marketing que ayudaría al artista a crear su marca personal y firmar más fácilmente miles de autógrafos.

Las enseñanzas recibidas de su madre le permiten acceder a una beca de piano de nivel avanzado aunque el jazz y la guitarra son su verdadera pasión que después irá desarrollando aprendiendo de sus ídolos, The Beattles y Rolling Stones.

Llegó a estudiar en la Universidad de Warwick de la cual se trasladó a una universidad estatal de los Condados del Norte donde terminó Magisterio. En los veranos viaja la casa de los padres de su novia Megan en Leeds donde trabaja en una fábrica de verduras congeladas para sacarse un dinerillo con el que comprará su primer bajo Fender de segunda mano.

Durante medio año trabaja en la Administración de Hacienda pero a pesar de ser un buen empleo termina dejándolo. En esos años compagina la música con un curso para profesores hasta que obtiene el título y comienza a dar clases de literatura en un instituto. Poco a poco se incrementa su fama como bajista tocando en distintos grupos hasta que pasa a formar parte de la banda de Jazz, The Newcastle Big Band, con la que toca los domingos en el bar del Teatro Universitario. Junto con dos componentes de esta banda decide fundar un nuevo grupo, Last Exit, donde Sting comienza a cantar sus propias canciones y graba su primer single “Whispering Voices”. Con esta banda toca por primera vez en el extranjero participando como grupo prometedor en el Festival Internacional de Jazz de San Sebastián, compartiendo cartel con Ella Fitgerald y Dizzy Gillespie.

En 1976 se casa con la actriz Frances Tomelty y tiene su primer hijo. Decide abandonar la enseñanza y dedicarse por completo a la música. La banda se traslada a Londres para estar más cerca de las compañías musicales y lograr buenos contratos, pero la realidad es muy distinta. Pipa Markehm una actriz amiga de su esposa le consigue algunos trabajos en anuncios publicitarios (vaqueros Brutus y sujetadores Triumph).  En cuanto a la música solo consiguen alguna buena reseña en el Melody Maker, pero de contratos, cero. Vuelven a Newcastle, y Stewart Copeland, batería de Curved Air, asiste a un concierto de Last Exit, y queda gratamente impresionado por la presencia y el "toque" de Sting. Por fin ha encontrado al bajista que andaba buscando para su grupo.

Copeland propone a Gordon que se vaya a vivir a Londres para formar The Police, al principio la idea no le hace ilusión pero al final acepta. El resto ya es música e historia.

Compartir en Menéame

Compartir

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Artículos relacionados

Seguir

 

 twitter black google plus black linkedin blackrss blackkyoutube blackdelicious black pinterest black facebook black

Síguenos en Flipboard

Marketing Actual

Este sitio utiliza cookies para mejorar la navegación y mostrarle información comercial. Puede ampliar la información sobre nuestra política de cookies aquí. Saber más

Acepto