Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

cosificacion mujer publicidadLa cosificación de la mujer en la publicidad vuelve a estar en boca de todos. Gracias a las redes sociales e Internet la campaña #WomenNotObjects se ha hecho viral y recorre las pantallas de los usuarios en todo el mundo.

La publicista norteamericana Madonna Badger, Chief Creative Officer de la agencia publicitaria Badger and Winters, ha dirigido una campaña que tiene como propósito denunciar el tratamiento vejatorio que sufre la mujer en muchas publicidades, en las que se la trata como un mero objeto sexual.

El vídeo realizado para la campaña se viralizó en sólo unos días, actualmente tiene más de un millón y medio de visitas y sigue subiendo. En él se muestran distintos ejemplos de publicidades sexistas acompañadas de relatos de mujeres en un tono muy irónico: "Me gusta hacer mamadas a los sándwiches", "Me encanta sacrificar mi dignidad por una bebida", "Adoro acostarme con tíos que no saben mi nombre".

La idea de la campaña surgió cuando Badger el pasado 18 de noviembre de 2015 buscó en Google cosificación de la mujer. Los resultados de búsqueda fueron la mejor inspiración posible para ilustrar la campaña.

La banalización de la imagen de la mujer es un síntoma mucho más peligroso de lo que a algunos les puede parecer para el desarrollo de una sociedad. Mostrar en la publicidad o en los medios de comunicación a la mujer como una persona sumisa, dominada, ingenua o inmadura construye una imagen de la misma que después repercutirá en el ámbito laboral y social de todas las que compartan género.

El meta-análisis "The Role of the Media in Body Image Concerns Among Women" explica que la cosificación, especialmente a ciertas edades, puede afectar a la escala de valores de una persona, por ejemplo, "adoptando una visión de sí misma como un objeto cuyo valor se basa en la apariencia". Algo fácil de asimilar si un mensaje denota que el mayor triunfo de una mujer se reduce a ser la más bella o a ser capaz de utilizar "sus armas de mujer", armas que casualmente siempre consisten en satisfacer sexualmente al hombre.

El audiovisual cierra con una reflexión que quizás sirva para definir donde está el límite. Badger invita al espectador a imaginarse a una misma, a su madre, hija, hermana, compañera de trabajo o jefa ocupando esos roles.

Esta campaña con fines sociales y reivindicativos que busca concienciar a la población sobre el problema de la discriminación femenina también juega un papel muy importante en la comunicación comercial de su propia agencia. Badger and Winters en su web se posiciona como una agencia que conoce bien al público femenino, comprende su perspectiva y entiende sus valores y deseos. Su mayor representante es una mujer, que además ostenta un cargo directivo y su apellido da nombre a la empresa.

Es evidente que quieren construir una imagen de marca que atraiga a los anunciantes con productos destinados a un público femenino y hacerse fuertes en ese nicho.

De hecho en la portada de su web puede leerse "In 2016, Badger & Winters made a committment to never objectify women in our work" (En 2016, Badger & Winters se compromete a no cosificar mujeres en nuestro trabajo). Un mensaje comprometido y beneficioso para la sociedad pero que también define su posicionamiento y junto con la campaña componen una buena herramienta de relaciones públicas para el negocio. Dos campañas por el precio de una.

Compartir en Menéame

Compartir

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Artículos relacionados

Seguir

 

 twitter black google plus black linkedin blackrss blackkyoutube blackdelicious black pinterest black facebook black

Síguenos en Flipboard

Marketing Actual

Este sitio utiliza cookies para mejorar la navegación y mostrarle información comercial. Puede ampliar la información sobre nuestra política de cookies aquí. Saber más

Acepto