Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

NOCuando pensamos en un publicista la percepción popular nos hace imaginarnos a la persona responsable de las interrupciones que tienen lugar en nuestros programas favoritos de televisión o a la que llena nuestras calles con grandes vallas anunciando productos que en principio no nos interesan y nos fastidian el paisaje.

Pero la figura del publicista es algo más que eso, de hecho la publicidad ha sido responsable de muchos cambios importantes sucedidos en nuestra historia, aunque éstos no se encuentren registrados en el imaginario colectivo, como si lo están el Caso Watergate y otros escándalos políticos destapados por el periodismo de investigación.

El Plebiscito nacional de Chile de 1988, fue un gran ejemplo de estos acontecimientos, donde el publicista René Saavedra utilizó sus conocimientos publicitarios para elaborar una campaña electoral al más puro estilo Cocacola, la campaña publicitaria del NO, con la que consiguió derrocar el régimen dictatorial de Augusto Pinochet.

Para "ayudar" a los ciudadanos a decidir su voto en el plebiscito se hicieron dos campañas, la del SÍ que apoyaba al actual gobierno de Pinochet y tenía como objetivo la consecución de su mandato y la campaña del NO, cuya victoria significaría la convocatoria de elecciones para elegir democráticamente a su presidente.

En Chile el gobierno dictatorial controlaba el contenido de los medios de comunicación, por lo que la campaña del NO fue víctima de un gran agravio comparativo. Mientras que la campaña del SÍ se emitía por televisión durante el día, además de la programación diaria que de por sí ya influenciaba el voto en la dirección del actual gobierno, la emisión de la campaña del NO quedó reducida a 15 minutos en una franja horaria nocturna donde el share disminuía considerablemente, además la legislación prohibía criticar abiertamente al dictador e incluso llamarle por este nombre, por lo que los integrantes de la campaña del NO se veían obligados a utilizar un lenguaje sutil e ingenioso para elaborar sus mensajes. Pero el talento del publicista René Saavedra hizo que a pesar de todos los obstáculos su campaña tuviera un éxito inesperado muy superior a la del SI.

René quiso darle un giro al eje de comunicación que se había estado utilizando hasta ahora para atacar a la dictadura, quiso dejar atrás todas esas imágenes tristes, desmoralizadoras y deprimentes que contaban las atrocidades del régimen y optó por una línea muy distinta , prefirió mostrar la felicidad, la alegría, la luz, con el eslogan "La alegría ya viene". En un principio muchos se opusieron a darle ese toque de color a una situación tan flagrante como la que se estaba viviendo en el país.
La campaña tuvo una gran acogida y las dudas de los incrédulos desaparecieron, el éxito fue tal que el NO consiguió ganar el referéndum con un 54,71% de los votos. Un año después se convocaban elecciones democráticas que terminarían con la dictadura y darían comienzo al periodo llamado transición a la democracia.

La historia del plebiscito de 1988 está muy bien reflejada en la última película de Pablo Larraín, escrita por Pedro Peirano y protagonizada por Gael García Bernal, un film llamado "No", que en enero de 2013, se convirtió en la primera película chilena candidata al Óscar a la mejor película extranjera.

 

 

Compartir en Menéame

Compartir

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Artículos relacionados

Seguir

 

 twitter black google plus black linkedin blackrss blackkyoutube blackdelicious black pinterest black facebook black

Síguenos en Flipboard

Marketing Actual

Este sitio utiliza cookies para mejorar la navegación y mostrarle información comercial. Puede ampliar la información sobre nuestra política de cookies aquí. Saber más

Acepto