Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

campanadas-2014

 

Viendo de forma objetiva las retransmisiones de fin de año ofrecidas por las principales cadenas de televisión, bien podríamos decir que fue la publicidad y no el mágico evento de las campanadas, quién protagonizó la última noche del año.

Más allá del inclasificable caos publicitario ofrecido por Canal Sur, donde los anuncios adquirieron tal protagonismo que dejaron a los impávidos espectadores literalmente atragantados en medio de las campanadas, todas las cadenas, a excepción de Televisión Española, lanzaron su artillería comercial antes, durante y después de la celebración.

Siempre ha existido cierta expectación por conocer cuál sería el último anuncio del año, aquel que precede a las campanadas y el primero del nuevo año. Este año Coca Cola y patatas Lays fueron los anuncios de despedida de Mediaset y Atresmedia respectivamente. Aquarius fue el primer anunciante de 2015 para las cadenas de ambos grupos.

Sin embargo este año la saturación publicitaria se hizo sentir de forma especial, adquiriendo un protagonismo fuera de lo normal y llegando a producir una importante distorsión del evento patrocinado.

Hasta cierto punto puede parecer normal que los presentadores del evento consuman alguna marca de bebidas o que durante la transmisión del evento se muestren faldones publicitarios.
El problema surge cuando las múltiples interrupciones, a veces agresivas e ilógicas, llevan al extremo de hacer perder el sentido esencial de lo que se está transmitiendo, en este caso, las campanadas de fin de año.

Más allá del tragicómico incidente de Canal Sur, resultó igualmente ridículo ver cómo Ana Simón y Sobera se interrumpían forzadamente a sí mismos para soltar un aburrido y tedioso speech de Sanitas, que por poco les hace olvidar las campanadas.

Mismo discurso que reproducían entre croquetones y mondongos los sobreactuados protagonistas del Chiringuito de Pepe, en los canales de Mediaset.

Incluso dando por hecho que el sufrido espectador está encantado de que los anunciantes le feliciten el nuevo año, ¿hasta que´punto le interesa suscribir un servicio médico privado, justo en ese momento?

Ni el más refractario de los espectadores de Telecinco pudo obviar en el momento álgido de la noche, las omnipresentes botellas y logotipos de Coca Cola que ayudaron a los aturdidos televidentes a contar las campanadas (sin cocacolas es fácil llegar a confundirse). ¿Es necesario además, mantener un molesto "Karate Kid, mañana estreno 22:00 horas" durante toda la retransmisión del evento? (Antena 3).

Y qué decir de los maravillosos brindis para celebrar el nuevo año ¿desde cuándo se brinda en Nochevieja con botellines de cerveza? (La Sexta, Telecinco, Antena3).

Mientras tanto, serán los desdichados técnicos de Canal Sur quienes sufrirán el escarnio público en los medios y las redes sociales, simplemente por atreverse a emitir con libertad y sin tapujos lo que de verdad importa, es decir la publicidad. Y si alguien se molesta o quiere celebrarlo de otra forma y tomar las uvas tranquilo, que se acerque a Sol, perdón Vodafone Sol, pero ya lo ven, ni siquiera allí se podrá librar de la publicidad y los anuncios.

Compartir en Menéame

Compartir

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Artículos relacionados

Seguir

 

 twitter black google plus black linkedin blackrss blackkyoutube blackdelicious black pinterest black facebook black

Síguenos en Flipboard

Marketing Actual

Este sitio utiliza cookies para mejorar la navegación y mostrarle información comercial. Puede ampliar la información sobre nuestra política de cookies aquí. Saber más

Acepto