Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

datos facebook twitterLos datos masivos sobre comportamiento y opinión obtenidos de redes sociales como Facebook y Twitter proporcionan una información poco fiable o sesgada, según han advertido dos científicos expertos en computación.

Juergen Pfeffer y McGill Derek Ruths de la Carnegie Mellon University (CMU), han publicado un trabajo en la organización Science AAAS, alertando sobre la tendencia al uso indiscriminado de este tipo de información con fines científicos sin tener en cuenta los sesgos inherentes al conjunto de datos.

Los estudios realizados por científicos sobre datos obtenidos en redes sociales han cobrado protagonismo en los últimos meses cuando los sorprendidos usuarios de Facebook se enteraron de que habían sido usados como conejillos de indias para experimentos psicosociales.

Los científicos habían estudiado cómo las publicaciones que se muestran en el timeline pueden afectar el comportamiento emocional de los usuarios, lo que provocó un gran escándalo difundido por los medios de comunicación, que llegó a afectar incluso a decisiones de ámbito político y gubernamental, cuando la Comisión Europea inició investigaciones sobre el uso de datos, violaciones de privacidad y el Electronic Privacy Information Centre presentó una queja oficial ante la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos.

Los investigadores habían utilizado y manipulado los datos sin el consentimiento previo de los usuarios con el fin de evitar el sesgo que se hubiera producido en los resultados. Facebook se vio obligada a pedir disculpas por el experimento.

Pfeffer y Derek Ruths advierten del peligro de la falta de ética de algunos científicos científicos contratados por Facebook para realizar este tipo de estudios, pero sobre todo critican la falta de contexto de los datos que los investigadores están recopilando.

Las redes sociales proporcionan millones de datos de fácil acceso sobre el pensamiento, los gustos y los intereses de los usuarios. El problema es que estos datos contienen sesgos de población importantes que pueden distorsionar gravemente los resultados de la investigación.

"Instagram, por ejemplo, tiene un atractivo especial para los adultos entre las edades de 18 y 29, afro-americanos, latinos, mujeres y habitantes de las ciudades, mientras que Pinterest es dominado por las mujeres entre las edades de 25 y 34 años con ingresos medios de unos 100.000 dólares", explican Pfeffer y Ruths.

Además las redes sociales utilizan algoritmos propios que cambian con frecuencia para filtrar y procesar los datos, modificaciones y características de las que los científicos a menudo no saben nada.

Esto está produciendo una especie de cisma entre los científicos independientes y los contratados por las redes sociales que pueden tener acceso a una información privilegiada sobre el funcionamiento interno de las redes. El problema es que los resultados obtenidos por estos científicos a sueldo no pueden ser contrastados por el resto de la comunidad científica por lo que tampoco pueden considerarse fiables.

También hay que tener en cuenta el enorme problema de las cuentas falsas y robóticas. Pfeffer y Ruths ponen como ejemplo lo que está ocurriendo en Twitter. Más de la mitad de las cuentas creadas en esta red el pasado año son fraudulentas y han tenido que ser eliminadas.

¿Hasta qué punto son fiables los sistemas de seguridad que luchan contra el fraude en las redes sociales?

Creer en la veracidad de los resultados obtenidos por los llamados científicos integrados, que trabajan para redes como Twitter y Facebook puede ser más bien un acto de fe, aunque se están utilizando cada vez más para investigaciones sociales, estadísticas, epidemiológicas, etc.

Científicos como Pfeffer y Ruth tratan de alertar sobre el peligro de un mal uso de la minería de datos con fines científicos y la creación de círculos de científicos privilegiados con acceso a información confidencial dentro de las redes sociales, cuyos resultados pueden ser imposibles de verificar y contrastar.

Fuente: sciencemag.org

Compartir en Menéame

Compartir

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Artículos relacionados

Seguir

 

 twitter black google plus black linkedin blackrss blackkyoutube blackdelicious black pinterest black facebook black

Síguenos en Flipboard

Marketing Actual

Este sitio utiliza cookies para mejorar la navegación y mostrarle información comercial. Puede ampliar la información sobre nuestra política de cookies aquí. Saber más

Acepto