Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

San-Francisco-google-protestasTrabajar en Google ha sido durante años el sueño de ingenieros y desarrolladores de software. Formar parte de la empresa más prometedora e innovadora del planeta significa pertenecer a una selecta élite de trabajadores con salarios y condiciones laborales por encima de la media.
El problema surge cuando la desigualdad y los agravios comparativos empiezan a hacerse insoportables para el resto de la población.

Algo así está ocurriendo en San Francisco, donde unos indignados activistas y manifestantes mantienen en jaque a la compañía, saboteando los autobuses que transportan a los empleados a la sede de Mountain View.
Los manifestantes consideran culpables a los trabajadores de Google y otras empresas tecnológicas del brutal incremento de los precios de la vivienda en la ciudad, que han convertido el alquiler en un bien de lujo inaccesible para el resto de los humildes mortales. Los deshaucios se han disparado en la zona un 40% desde 2010.

Las protestas se han incrementado en los dos últimos meses avivadas por la privatización del transporte público en la bahía de San Francisco.
Manifestantes bien organizados han bloqueado los transportes portando pancartas y repartiendo pasquines entre unos trabajadores sorprendidos, avergonzados y asustados. Para un portavoz de los manifestantes esto es sólo el comienzo, "Ya estamos planificando la próxima protesta", afirmó Erin McElroy a The Observer, "Tratamos de ser creativos para que cada protesta sea distinta".

Por otra parte parece que los ataques y agresiones a Google parecen tener algo que ver con los escándalos de espionaje y la cesión o venta de datos personales al gobierno norteamericano.
Justo antes de Navidad, se rompió una ventana de un autobús de Google en Oakland, al otro lado de la bahía de San Francisco. La semana pasada, los manifestantes hicieron un escrache a un ingeniero de Google presuntamente involucrado en desarrollar técnicas de escucha y "robots militares" para el gobierno de EEUU. "Anthony Levandowski está construyendo un mundo vigilancia, control y automatización, desmesurados", escribieron en panfletos que dejaron cerca de su casa.

Google argumenta que los manifestantes están haciendo fuego contra un blanco equivocado, porque los autobuses alivian el tráfico y la contaminación y porque la mayoría de los empleados que toman el autobús vivirían en San Francisco aunque no existieran estos autobuses de empresa.
Guardias de seguridad han empezado a dejarse ver discretamente para controlar las protestas y proteger a los trabajadores.
Sin embargo San Francisco es al igual que Los Ángeles, un lugar donde la desigualdad creciente empieza a producir bolsas de pobreza que se hacen patentes en las calles.
"Ustedes no son víctimas inocentes", dijo un folleto dirigido a los trabajadores de alta tecnología. "Ustedes viven sus vidas cómodas rodeados por la pobreza, la falta de vivienda y la muerte, aparentemente ajenos a todo lo que les rodea, embebidos de éxito y dinero".

La población más desfavorecida empieza a percibir a las grandes empresas tecnológicas como gandes monopolios que apenas generan empleo y apenas pagan impuestos.
Un estudio publicado la semana pasada por investigadores de Berkeley confirma que los alquileres de viviendas cercanas a las paradas de los autobuses de Google han subido un 20% respecto a otras zonas equivalentes de la bahía. También afirman que entre un 30 y 40% de los trabajadores  abandonaría San Francisco para acercarse más al lugar de trabajo, lo cual contradice los argumentos de Google.

Compartir en Menéame

Compartir

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Artículos relacionados

Seguir

 

 twitter black google plus black linkedin blackrss blackkyoutube blackdelicious black pinterest black facebook black

Síguenos en Flipboard

Marketing Actual

Este sitio utiliza cookies para mejorar la navegación y mostrarle información comercial. Puede ampliar la información sobre nuestra política de cookies aquí. Saber más

Acepto